La globalización ha permitido trascender fronteras e intercambiar con el mundo diversos aspectos en los que sin duda la tecnología se ha convertido en el protagonista.

En este sentido, es fundamental contemplar las herramientas de interacción y comunicación que ofrece la tecnología, sobre todo cuando optimizan tiempo y recursos.

En la actualidad existen diversas soluciones audiovisuales, sin embargo, las salas colaborativas son un instrumento para resolver las necesidades de los asistentes a una reunión e involucrarlos de manera directa.

Las salas colaborativas son escenarios de participación y colaboración, para trabajar sobre la marcha y construir de manera conjunta flujos de información efectiva para los negocios.  Bajo este esquema la comunicación audiovisual se interrelaciona con todos los asistentes, para convertir la información en un flujo transversal.

El sistema está compuesto por monitores o computadoras táctiles que cada usuario puede emplear como pizarras interactivas, estas pantallas permiten visualizar e intervenir el contenido con apuntes o explicaciones que a su vez puede ver el resto del auditorio.

Uno de los aspectos más valiosos que tiene esta tecnología es el diseño intuitivo y la comodidad para ponerlas a punto.